EMOTRICIDAD
NUEVA TERAPIA

     El movimiento necesita de espacio. Si no hay espacio, los movimientos serán mínimos. Emotricidad tiene al cuerpo como principal interlocutor. El cuerpo ha de moverse para expresarse. Para ello, lógicamente, se necesita espacio...


     El habitual despacho de una consulta se queda pequeño para permitir que la Emotricidad sea posible. En el espacio se construye una realidad que el cerebro del cliente pueda percibir como significativa. Se representará aquello que le importa al cliente y que es objetivo de la terapia. Se puede utilizar un percheros, arcos, cuerdas, bolsitas para el suelo y muchos otros objetos que permitan al cerebro del cliente vincularlo a sus prioridades. Con tales referentes, el cliente se moverá en el espacio en función de su estado de agrado/desagrado, calma/tensión, etc. Es decir, recurrimos a la fenomenología del cliente, su consciencia de su estado, para que vaya progresivamente afrontando, decidiendo, expresando... y todo aquello que sea necesario para el logro necesario del cliente.

       El emotricista acompaña y muestra, sugiere e invita, da contexto de seguridad y señala libertad. El emotricista asiste respetuosamente al proceso que tiene lugar en el cliente: armonizar en sí mente, emociones y cuerpo.


      Emotricidad tiene, por supuesto, prácticas habituales como hablar sentados y puede incorporar elementos prácticamente de todas las terapias antes, durante y/o después de una sesión de Emotricidad (llamada también Emot).

       Nada es nuevo y pueden verse en Emotricidad reflejos de muchas terapias. En el libro "Emotricidad" se citan mayores semejanzas con la Hipnosis, Cuarto Camino, Psicomotricidad, Conductismo, Psicodrama, Gestalt, Constelaciones Familiares, Mindfulness, Brainspotting o Psicología Positiva. Aparecen parecidos razonables con todos estos abordajes, pero esta lista se puede a ampliar a mucho más. Al fin y al cabo, los ingredientes de la persona son los mismos y todas las terapias manejan estos ingredientes (pero la ensalada finalmente queda diferente...)

      Lo habitual es el abordaje individual tanto con adultos como con niños. En niños resulta muy relevante puesto que el marco adulto de la terapia implica dificultades en los niños por su terrible aburrimiento. También puede emplearse con parejas y también con grupos.

      Con espacio amplio y creatividad, un universo de oportunidades terapéuticas surgen....


 
 
 
 
Mapa